Tema: El centro​ del Evangelio

1ra de Corintios 15

Con este capítulo terminamos la serie de artículos sobre el libro de Corintios. Hemos visto a través de este libro muchas enseñanzas para la iglesia. Vimos la importancia de adquirir la sabiduría que proviene de Dios y cómo el Espíritu Santo es ese enlace que nos lleva a entender los misterios de Dios. Además, obsevamos cómo el analizar nuestros frutos nos puede hacer ver dónde estamos en nuestra relación con Dios. También aprendimos la relación correcta que debe haber entre la iglesia y los líderes. Vimos los diferentes dones espirituales y cómo, entre todos ellos, el amor es el más importante. En el capítulo 14 nos exhorta a anhelar los dones espirituales ya entendiendo que el ingrediente que debe estar presente en nuestra vida es el amor para que esos dones den los frutos correctos.

Quisiera terminar esta serie mirando el capítulo 15. Aquí Pablo le ofrece a la iglesia la síntesis del evangelio. Cuando busqué la definición de síntesis encontré que significa una exposición abreviada de un asunto o materia (Freedictionary.com, 2019). Podemos entender que Pablo le quiere recordar a la iglesia y a nosotros la parte fundamental de lo que creemos o de lo que se nos ha enseñado. La exhortación que Pablo da antes de entrar en la síntesis del evangelio es clara y clave para nuestra vida Cristiana. Pablo nos dice que en esto debemos permanecer firmes y nuestra fe no resultará en vano.

Lo primero que menciona es que Cristo murió por nuestros pecados. La parte redentora del evangelio debe estar siempre presente en nosotros. Entender que todos somos pecadores y que necesitamos del Salvador que es Cristo para que podamos tener vida eterna. En estos tiempos que a veces enseñan el evangelio, centralizado en nosotros mismos y en que  merecemos todo. Pero el evangelio de la palabra se centra en que solo por Cristo somos salvos y que todo lo que somos es por su gracia.

Luego, nos resalta que Cristo fue sepultado y resucitó al tercer día. En el hecho de que Cristo resucitó está puesta nuestra esperanza. Pablo dijo que si no creemos que Cristo resucitó nuestra fe es falsa. En esta parte Pablo habla expresamente en el capítulo 15. Me impactó mucho lo que dice Pablo de que sí solo esperamos en Cristo para esta vida solamente somos dignos de lástima.  Esto me hizo pensar mucho en el lugar que le damos a esta vida terrenal, por esa misma falta de fe en la resurrección de Cristo y la que esta para aquellos que creemos en él. Pablo nos enseña cómo lo que se siembra no es lo que saldrá, de igual forma nuestro cuerpo corruptible será enterrado y resucitará uno incorruptible. Y los que no mueran serán transformados.  

Y la última parte de esta síntesis es como Jesús se les fue apareciendo a Cefás, a los apóstoloes hasta decir que se le apareció a él mismo. Jesús en algún momento se aparece en nuestra vida de muchas formas, algunos lo reconocemos, otros no.

Termino con la misma exhortación que da Pablo al final del capítulo 15, permanezcamos firmes abundando siempre en la obra de Cristo.

¡Dios les bendiga!

Atentamente, 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: