Tema: Aceptemos la invitación a orar y velar con Jesús.

Mateo 26:36-46 Nueva Versión Internacional (NVI)

36 Luego fue Jesús con sus discípulos a un lugar llamado Getsemaní, y les dijo: «Siéntense aquí mientras voy más allá a orar». 37 Se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse triste y angustiado. 38 «Es tal la angustia que me invade, que me siento morir —les dijo—. Quédense aquí y manténganse despiertos conmigo».

39 Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: «Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo.[a] Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».

40 Luego volvió adonde estaban sus discípulos y los encontró dormidos. «¿No pudieron mantenerse despiertos conmigo ni una hora? —le dijo a Pedro—. 41 Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo[b] es débil».

Ya, al menos donde yo vivo, vamos para la tercera semana de no poder salir de nuestras casas, por primera vez la inmensa mayoría tenemos el tiempo que tanto a veces pedimos. Si es un tiempo donde podemos aprovechar y descansar, distraernos y compartir con nuestra familia. Pero también es un tiempo donde el pueblo de Dios tiene un llamado de orar y velar.

Yo a veces pienso, y es mi manera de verlo, que Jesús lo que hacía aunque no lo pareciera tenía el proposito de enseñarnos como manejar nuestro diario vivir. En estos versículos Jesús admite que sentía angustia y que sentía morir y les pidió que oraran con él. Y esto me lleva a pensar el propósito de decirles eso a sus discípulos, él era uno con el padre, pero vino a la tierra para padecer lo que nosotros padecemos y vencerlo para que nosotros en él podamos permancer fieles a Dios. Aquí nos enseña que al enfrentar situaciones donde nos sintamos con miedo y angustia lo primero que debemos hacer es ir a nuestro padre en oración. Y la enseñanza en estos versículos es fuerte y tal vez no nos guste, pero es orar para recibir fuerzas y hacer su voluntad, no que por orar se nos dará exactamente lo que pedimos. Jesús le pidió que pasara esa copa, y en horas fue entregado y comenzó el proceso de dar su vida por nosotros. Claro que Dios nos escucha y muchas veces nos concede aquello que pedimos pero debemos orar preparados para ambas posibilidades.

En estos tiempos no podemos estar dormidos como hicieron los discípulos. Hay mucho en juego cuando como cristianos solo dependemos de mensajes en YouTube o de los domingos. Los momentos donde nos toca vivir y demostrar nuestra fe en el evangelio la mayoría de las veces no pasan en la iglesia y el como afrentamos esas situaciones de la vida será el resultado de cuanto velamos y oramos. Es la oración donde recobraremos fuerzas y obtendremos fuerzas para hacer la voluntad de Dios. Yo no creo en sembrar pánico y esa no es mi intención, pero tampoco podemos ignorar los tiempos y que necesitamos más que nunca velar y orar y estar claros en la dirección de Dios.  

Me gusta como Jesús les explica la importancia de velar y orar. Jesús les dice que mediante la oración pueden evitar caer en tentación porque por más que queramos la carne es débil. Y que tendría que ver eso con estos tiempos. En este tiempo de tanta información y el miedo que siembran es fácil que a pesar del conocimiento y nuestra fe caigamos en la desesperación y el temor ante esta situación y las que puedan venir. Es la oración y ese tiempo que pasemos en la presencia de Dios lo que puede mantener nuestra fe firme y aunque escuchemos las noticias, podremos estar mas firmes en Cristo. Es fácil que cedamos a actitudes de desesperación que no bendigan a nuestros hermanos, que hablemos lo contrario al evangelio solo por que no alimentamos nuestro espiritu en oración y meditar en la palabra.    

Pienso en Jesús que antes de comenzar su ministerio se retiró por 40 días a orar y meditar en la palabra y entonces se lanzó a hacer la voluntad del padre. Que tal si este tiempo es para prepararnos para su obra y llevar el evangelio o para que estemos fuertes ante lo que pueda acontecer contra la iglesia. Quiero decir que este mensaje no es para que nos enfoquemos en la situación o que tengamos miedo a lo que viene, es simplemente para que aprendamos a buscar a Dios de tal manera que estemos fuertes en él. Es para que miremos la oportunidad que tenemos de conocer más de Dios y que tiene una gran importancia en nuestra vida. Tenemos que despertar a los tiempos y reconocer que necesitamos velar en oración y así tendremos las fuerzas necesarias para mantenernos fiel hasta el final.

¡Dios les bendiga!

Att.

Luis

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: