Tema: ¿Realmente queremos estar con Jesús?


»No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy. Y ustedes conocen el camino que lleva adonde voy. —No, Señor, no lo conocemos —dijo Tomás—. No tenemos ni idea de adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino? Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí. Si ustedes realmente me conocieran, también sabrían quién es mi Padre. De ahora en adelante, ya lo conocen y lo han visto. (Juan 14:1‭-‬7 NTV)

Mientras leía estos versículos, pensé que, como muchos de nosotros, a veces me angustio demasiado por cosas que debo resolver. Por ejemplo, en este mes estoy tratando de vender mi apartamento en PR. Para mí es importante que se venda y cada día siguen pidiendo cosas que debo buscar o pedir a las agencias pertinentes para el cierre de esa venta. Puedo comprender de dónde proviene mi estrés, porque me están exigiendo documentos que yo no tengo en mi poder, sino otras entidades de las cuales dependo para adquirirlos. Lo cual, me hace sentir sin el poder para realizar o adelantar ese proceso. 

En momentos como este puedo escuchar a Jesús decirme: “confía en Dios y confía también en mí”. Claro, Jesús en este contexto está hablando de que se va, que hará lugar para nosotros y regresará. Pero la palabra confianza está relacionada a creencia y cuando Jesús dijo que en la tierra tendríamos aflicción, pero que estuviéramos tranquilos porque Él venció al mundo, pues así debemos creer y confiar que Jesús nos ayudará a vencer toda circunstancia en el mundo hasta que vayamos al lugar que fue a preparar para nosotros.

Lo primero que Jesús nos dice es que creamos en Él para salvación. »No hay condenación para todo el que cree en él, pero todo el que no cree en él ya ha sido condenado por no haber creído en el único Hijo de Dios. (Juan 3:18 NTV) Cuando creemos en Él, todo cambia porque confiamos en que Jesús vive y nosotros junto con Él viviremos. Creer en Jesús y confiar en sus palabras nos da la esperanza de que todo obrará para nuestro bien, porque Dios, nuestro Padre, tiene el control. 

Admito que en ocasiones, en especial cuando la lectura y la oración no están siendo prioridad en mi diario vivir, me puedo preocupar más por las cosas de este mundo. Como dije anteriormente, la venta del apartamento, salud, crimen, política, entre otras cosas, pueden hacernos sentir angustiados. Y sé, como tú también lo sabes, que ninguna de esas cosas son más importantes o poderosas que nuestro Dios y nuestro Salvador. Que nuestra confianza en Jesús no puede determinarse por nuestras circunstancias, sino por su amor a nosotros. La verdadera dificultad es que el amor de Dios por nosotros no cambia. Que el sacrificio de Jesús y su victoria sobre la cruz y el pecado tampoco cambia, sino que nuestro amor y sacrificio hacia Dios es lo que cambia cuando estamos asustados o angustiados debido a nuestras circunstancias. 

Los discípulos estaban angustiados porque no querían que Jesús se fuera. No sabían que iban a hacer o a dónde ir sin Él. O peor aún no sabían el camino para llegar a Él.  En ese caso yo quiero ser como ellos. Que me angustie estar fuera de la presencia de Jesús y no las cosas que están pasando a mi alrededor. Que me angustie no saber si voy a poder llegar a Él. A veces me confío en su amor y se me olvida amarlo a Él como debe ser amado, buscarlo a Él como debe ser buscado y adorarlo a Él como debe ser adorado. Y es ahí cuando mi confianza puede tambalearse. 

Por esa razón, Jesús nos envió a un Consolador. Gracias a Él podemos confiar en que con el Espíritu Santo  podemos estar continuamente buscando su presencia. Yo sé que no es fácil, pero es lo que necesitamos para vencer. Recordemos que si creemos en el Camino, La verdad y la Vida, veremos al Padre. ¿Mi pregunta es cuántos de nosotros verdaderamente estamos esperando su regreso o estamos listos para ir a morar eternamente con Jesús?

Él viene por nosotros y debemos estar preparados y listos para recibirlo con gozo, entusiasmo y adoración. Hoy pido en oración que si has creído, tengas la confianza de que lo que Dios comenzó, Él lo terminará. 

Con amor,

A.Lamboy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: