Tema: Toca la puerta y se abrirá.

“Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: Ciertamente ahora entiendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación el que le teme y hace lo justo, le es acepto.”
‭‭Hechos‬ ‭10:34-35‬ ‭LBLA‬‬
https://www.bible.com/89/act.10.34-35.lbla

Al leer este versículo les confieso que me llené de esperanza. La realidad es que vivimos en una sociedad que margina, y muchas veces tienes que cumplir con algunos requisitos si lo puedo decir así, para lograr sentirte útil y con propósito. Recuerdo muchas veces sentirme así y sí, estoy hablando aún dentro de la iglesia. Y digo la iglesia porque está compuesta de personas con sus propios miedos y sentimientos no porque en la iglesia en maldad ocurra esto, aunque sí como iglesia siempre hay cosas que mejorar. Cuando leí el versículo que les compartí arriba me hizo pensar en dos cosas.

Leyendo Hechos encontré esta historia donde Pedro es llevado a la casa de Cornelio. Cornelio era un centurión romano que oraba y buscaba de Dios y Pedro fue llevado por Dios para que escucharan de la palabra. Luego de ver cómo Dios obró en el centurión, Pedro dice algo que nos debemos grabar en nuestro corazón tanto para como nos vemos, pero también para como vemos a otros. La palabra dice que Pedro entendió en ese momento que Dios no hace acepción de personas.

El primer punto que quisiera compartir es cómo nos vemos a nosotros mismos. Muchas veces nos alejamos de Dios por el famoso pensar de que a mí no me aplica. El no sentirnos como que Dios pueda hacer algo en nuestra vida. Pero aquí vemos claramente que Dios no te rechaza, él no llama a cierto tipo de personas, el evangelio es para todo aquel que quiera buscarle. Claro, Pedro menciona que los que le temen y hacen lo justo, pero esa parte viene con el anhelo de estar con Dios y cuando rompes el pensamiento de que a mí no me puede salvar, tu vida puede cambiar. Temer a Dios no es más que anhelar hacer su voluntad, y ser justo no es ser perfecto. Si en tu corazón esta el anhelo de ir a él, no temas que él no e va a rechazar.

Si llevas tiempo en una iglesia y a veces sientes que quieres hacer mas pero solo ves tus limitaciones, Dios no hace acepción de personas y es capaz de darte lo que necesitas para que él sea glorificado a través de ti. Dar el paso de fe es la parte que nos toca, lo demás es confiar en él. Aún cuando parezca que nadie mas piensa que puedes hacer algo, si ningún líder ve nada en ti, Dios si y se puede glorificar en ti.

El segundo punto, es entender que el evangelio no tiene límites de hacia donde debe llegar. No nos podemos enfocar en cierto tipo de lugar o personas. En Hechos, el asombro de Pedro es que Cornelio no era judío y Dios obro en el y su familia. Tenemos la responsabilidad de llevar el evangelio a todo lugar y Dios hará lo que el quiera, pero nosotros no podemos escoger a quien le hablamos de Cristo y a quién no.

Si quieres acercarte a Dios y no te has atrevido porque piensas que el amor de Dios es para otros, recuerda que el no hace acepción de personas, la palabra dice en Mateo 7:8 “todo el que pide; recibe y el que busca, halla, y al que llama, se le abrirá”. Toca hoy que la puerta será abierta.

¡Dios les bendiga!

Att.

Luis

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: