Tema: Saliendo de la rebeldía que mata, a la obediencia que salva.

“Y fue el diluvio: 40 días sobre la tierra. Las aguas crecieron y alzaron el arca y se elevó sobre la tierra. Y subieron las aguas y crecieron en gran manera sobre la tierra.” (Génesis 7:17-24)

Es interesante que antes de que ocurriera el diluvio, Dios le dio oportunidad a la gente de arrepentirse. Probablemente, si alguien de ese pueblo hubiera entendido y aceptado que Dios había hablado a Noé lo hubiera incluso ayudado a construir el arca. Pero a veces somos tan tercos y estamos tan acostumbrados a pensar que lo que el mundo hace es lo correcto, que se nos escapa escuchar y aceptar lo que Dios nos está hablando. Entonces, en vez de construir, lo que hacemos es menospreciar o tratar de destruir, consciente o inconscientemente, lo que Dios quiere construir o permitir que otros construyan. 

Es más que evidente que todavía Dios nos quiere rescatar. Todavía hay gente hablando acerca de Jesús, construyendo el espacio para que podamos salvarnos por medio de Él. ¡Dios nos quiere rescatar! Él quiere que salgamos de la rebeldía que nos mata, a la obediencia que nos salva. 

Lamentablemente, no todo el mundo quiere obedecer y por esa razón es que poco a poco hemos buscado satisfacer nuestros deseos aun cuando no son convenientes para nosotros, ni para los demás. 

Por eso es que este mundo como lo conocemos dejará de existir. Y me atrevo a decir que será destruido por el hombre y la mujer, por no ser obedientes y querer resolver como seres humanos los asuntos que se deben resolver como hijos e hijas de Dios. El hombre ha querido ser como Dios y ha tomado decisiones adversas en contra de su propio bienestar. Y hoy tengo que advertir que la inundación vendrá nuevamente. No vendrá con agua, pero vendrá con fuego y es hora de que aceptes ser rescatado del lugar en donde puedes morir.

Hay unas enseñanzas que me gustaría compartir contigo. 

1- La presencia de Dios es nuestro refugio. Debemos entrar en Él y cerrar la puerta.

2- A veces cuando las aguas nos rodean es para levantarnos a una posición más alta. 

3- Cuando estamos con Jesús podemos flotar en medio de la inundación.

4- Todo puede perecer por la inundación, pero los que estén dentro de la presencia de Dios estarán seguros. “Y quedó solamente Noé y los que con él estaban en el arca, y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.” (Génesis 7:23)

5- A veces cuando deja de llover queremos salir rápido del refugio, pero se nos olvida que después de llover hay que esperar a que baje el agua y se seque. Si salimos antes de tiempo podemos perecer.

Aprendamos a escuchar y aceptar lo que Dios quiere para nuestra vida. Dejemos de ser rebeldes y seamos obedientes. 

¡Dios les bendiga!

Con mucho amor,

A. Lamboy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: