Tema: ¡Jesús perdóname, Tú sabes que te amo!

Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos. Pedro dijo: —Señor, estoy dispuesto a ir a prisión contigo y aun a morir contigo. Jesús le respondió: —Pedro, déjame decirte algo. Mañana por la mañana, antes de que cante el gallo, negarás tres veces que me conoces. (Lucas 22:31‭-‬34 NTV)

Te preguntarás por qué pido perdón y estoy afirmando que amo a Jesús. Y la respuesta es porque de verdad lo amo. Lamentablemente, también hay otra intención en mi afirmación y es decirle a todos que así como Pedro lo negó en tres ocasiones, así mismo yo he negado a Jesús en varias ocasiones. En verdad no lo he negado con mi voz, es más todo lo contrario lo he defendido en cada oportunidad que he tenido, aún cuando he recibido burlas por mí creencia en Él. Pero debo admitir que en muchas ocasiones he negado a Jesús con mis acciones y con mi silencio. 

Cada día que pasa es más difícil no tan solo decir que amas a Jesús, sino demostrarlo con acciones y valentía. En especial en estos momentos donde podemos ver injusticia y tanta hipocresía en los gobiernos, en la prensa y en los medios noticiosos. Así también, en la familia e incluso en las instituciones religiosas. Hoy nos dejamos llevar por inclinaciones culturales, políticas, intelectuales y religiosas y a veces se nos olvida que Jesús es primero que las cosas antes mencionadas. 

Hoy día en ocasiones estamos más informados por el gobierno de turno y el medio que escogemos para informarnos, que por la palabra de Dios. Es más que evidente que el medio que escogemos ya no es un lugar imparcial, sino más bien todo lo contrario, los medios son parte del partido político y van en busca de avanzar ciertas agendas que pueden o no tenernos como prioridad a nosotros y mucho menos a Dios, debido a que no todos quieren creer en Él. Debo aclarar que respeto a todo aquel que no quiere creer, porque el mismo Dios no los obliga. Pero acaso no te has dado cuenta de que muchos de los que no creen, no respetan a los que creen y nos quieren obligar a hacer las cosas que Dios no quiere hagamos. 

Y en eso debo decir que muchas instituciones religiosas y muchos cristianos están callados o ignoran está realidad. A veces justificamos que no hay nada que hacer, porque lo que va pasar no hay cómo evitarlo. Y por ende “no hay nada que hacer”. En cierta medida es verdad, pero callar y obedecer a los gobiernos por encima de Dios es negar su existencia y reinado. Es más, cuando votas por un partido que va en contra de la ley de Dios, estás negando a Dios y poniendo en primer lugar a tu partido. Cuando tus emociones y carácter hacia las demás personas son más afectadas por la información que recibes de los medios noticiosos que de las escrituras, estás poniendo por encima a esos medios que a la palabra de Dios. 

Así que es verdad, a veces decimos a los cuatro vientos, bueno quizás no todos, pero muchos todavía afirmamos amar a Jesús, pero lo negamos cuando hablamos mal de nuestro prójimo, cuando le negamos su libertad, cuando lo vemos por “debajo” del nivel de nosotros, ya sea económico, intelectual o espiritual. Cuando tenemos miedo de que la mayoría nos vea a nosotros por ”debajo” de su nivel. 

Sí, sé que es fuerte escuchar un mensaje así, pero tranquilo, porque Jesús le dijo a Pedro que Él estaba orando para que mantuviera su fe y que cuando fallara en sus acciones, en su caso por miedo a morir por Jesús, se arrepintiera de negarlo y pudiera volver a Él. Esto con la intención de que pudiera cuidar de las personas que también se arrepintieron y aceptaron a Jesús como su Salvador. No tan solo eso, Él oró para que Pedro se arrepintiera y luego pudiera predicar a la gente y así pudieran conocer a Jesús a través de su mensaje. 

Jesús sabe que tenemos una inclinación a pecar, por esa razón, Él no tan solo tomó nuestro lugar en la cruz del calvario, sino que hoy mismo está a la diestra del Padre orando por cada uno de nosotros para que nuestra Fe no nos falle y que cuando hagamos algo que niegue a Jesús en nuestra vida, podamos arrepentirnos y decirle: ¡Jesús perdóname, Tú sabes que te amo! Y que Jesús pueda decirnos a nosotros: Entonces cuida y predica a mis ovejas con tú voz y con tus acciones. 

Yo no he sido perfecto y te confieso que me arrepiento de las veces que dejé a Jesús a un lado para hacer mi voluntad y no la de Él. Pero me emociona saber que Él ora por mí y que hasta el día de hoy he podido arrepentirme y tratar cada día de demostrarle mi amor a través de mi voz al escribir de su palabra y mis acciones cuando están a la par con ella. 

Dios es bueno y nos ama. Y confiar en esa verdad debe ser razón suficiente para alegrarnos aún en medio de la percusión, enfermedad, pobreza, entre muchas otras cosas. Pero también recordar y alegrarnos en todas sus bendiciones. 

Es mi oración que podamos informarnos más de la palabra de Dios a través de las escrituras, porque solo así podremos ser entonces esa luz que brilla en medio de la oscuridad. 

¡Dios te bendiga!

Con amor,

A. Lamboy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: