Tema: Sin mirar atrás

“No digas: ¿Por qué fueron los días pasados mejores que estos? Pues no es sabio que preguntes sobre esto.”

Eclesiastés 7:10 LBLA

Esta semana de camino a trabajar por alguna razón sólo pensaba en tiempos pasados. Pensaba en aquellos días de universidad, mi trabajo anterior y en muchas cosas de mi pasado. Y mi mente me decía que aquellos sí eran días felices. Y tan claro y sin perder tiempo, sentí una voz que me recordó que no todo era tan lindo como lo estaba poniendo. En la universidad pasé mucha soledad, y en mi trabajo pasado no todo era perfecto como lo estaba recordando.

Hermanos es fácil mirar en la prueba o una situación actual al pasado como mejores tiempos, porque la verdad del caso es que el pasado son pruebas y momentos que ya pasaron. las situaciones que enfrentamos las minimizamos al compararlas con las que estamos pasando en el presente porque ya pasaron. El pasado de lo único que nos debe servir es para recordar las bondades de Dios y cómo en aquellas situaciones su gracia nos cubrió, Dios no cambia y de seguro lo que estés pasando hoy pasará también. Pero pensar en el pasado como un tiempo perfecto que no volverá es algo que no es útil para nuestra vida. 

En la biblia Dios usa lo que es una carrera para hablarnos sobre vivir el evangelio. Yo no soy un corredor profesional, pero me imagino que lo más importante es mantener la mirada en la meta. Si miro hacia atrás pierdo, porque tengo que bajar la velocidad. Lo importante es mantener la mirada en la meta y hacer todo lo necesario por llegar. En nuestro caso la meta es vivir el evangelio y alcanzar a Cristo. Mirar atrás, porque hoy estemos pasando por algo difícil, puede causar desánimo o tristeza y eso debilita el esfuerzo que necesitamos tener para correr a la meta. 

No estoy hablando de que es malo recordar, claro que no. Lo peligroso es recordar y entristecerte, porque ves esos tiempos como que eran perfectos. Una vez me di cuenta de lo que estaba haciendo y que ese pasado, al que quería volver, tenía sus situaciones también y bendiciones que tengo hoy que no estaban, cambié mi enfoque; mi situación no mejoró, pero comencé a adorar y pasar tiempos con Dios y pude volver a enfocar mi mirada hacia adelante. 

¡Dios les bendiga!

Luis

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: